C R I A N Z A  
Después de que los vinos hayan desarrollado la fermentación maloláctica, permanecen en barrica el tiempo necesario, según el tipo de vino que queramos elaborar y comercializar. Una vez envejecidos, pasan a los depósitos de almacenaje, donde se someterán a tantos trasiegos (es de cir, movimientos de un depósito a otro), como sean necesarios para eliminar los posibles elementos sólidos que aún queden en el vino.
Tras los trasiegos, el vino está preparado para su paso a botella y posteriormente botelleros.
Nuestra sala de barricas, se encuentra bajo tierra, en el corazón de la bodega, para mantener el grado de temperatura y humedad necesarios que permitan asegurar la máxima calidad del vino, durante el tiempo que permanezca en la madera. Con capacidad para más de 400 barricas, las utilizamos siempre de robre francés y americano.
El tiempo de estancia en los botelleros está en función del tiempo que haya pasado en barrica, ya que el objetivo de este "reposo" es que el vino redondee, que los aspectos adquiridos en la barrica se ensamblen con los caracteres frutales, y no aparezcan aristas. En BODEGAS FLORENTINO PÉREZ se cata el vino de los botelleros asiduamente para averiguar cual es el momento óptimo de su comercialización.
Ctra. de Jorquera, km 1 • Telf. 967 572 022 / 699 704 053 / 615 930 413
02151 CASAS DE JUAN NUÑEZ • Albacete • Spain • info@donflorentino.com